Podemos Alcalá muestra su más firme rechazo al despido encubierto de dos trabajadores del Hospital de Alcalá por denunciar corrupción en la subcontrata de empresas

El pasado día 30 de diciembre dos trabajadores del Servicio de Mantenimiento del Hospital de Alcalá de Henares fueron despedidos encubiertamente mediante la no renovación de sus contratos tras 5 años de labor ininterrumpida. Esto ocurrió precisamente tras haber presentado el día 11 de diciembre junto con otros compañeros una denuncia en el Juzgado contra la Consejería de Sanidad por prevaricación y malversación de fondos.

Una vez más, denunciar irregularidades en el sector público le ha costado el despido y la represalia a quienes la han llevan a cabo, esta vez dos trabajadores del Hospital de Alcalá. Su caso concreto comenzó en 2014, cuando la Consejería de Sanidad hizo una subcontratación con la empresa FERROSER-FERROVIAL por 43,9 millones de € y una duración de 15 años. El objeto de tal contrato era la “Gestión eficiente de las Energías primarias del Hospital Príncipe de Asturias”, aunque en realidad incluye el servicio de mantenimiento del Hospital en lo relativo a fontanería, mecánica y electricidad. Estas funciones las venía realizando la plantilla del centro desde al año 1987, y como suele ocurrir con este tipo de procesos de privatización encubierta, no existía motivo alguno para que la plantilla de empleados públicos fuese suplantada por una contrata.

Así, la entrada de esta empresa privada generó distintos problemas, desde el solapamiento de tareas entre la ya ejercida por los trabajadores públicos y la asignada a la subcontrata, así como la degradación de los servicios prestados en las labores que ejercía la empresa. De esta forma, durante los fines de semana, las labores de mantenimiento eran solo ejercidas por FERROSER, trasladando las averías y problemas más graves a la presencia de los empleados públicos; es decir, no solucionándose, cobrando por ello y además degradando la calidad de la sanidad pública madrileña.

concentracionLas represalias sufridas por ambos trabajadores por el hecho de denunciar lo que, dicho sea de paso, ya venían expresando en reiteradas ocasiones a la dirección del Hospital y supervisores sin que esto sirviera de nada, es intolerable en un país que pretenda ser democrático y quiera acabar con la lacra de la corrupción. Por eso mismo, sorprende la actitud del Gobierno regional del PP liderado por Cristina Cifuentes con el apoyo de Ciudadanos; que tras aprobarse en el Asamblea una normativa que ofrezca garantías de protección a los denunciantes de corrupción en el sector público, tolera este tipo de represalias.

Una vez más, en la España gobernada por el PP, denunciar la injusticia y la corrupción en el sector público es respondido por parte del poder político con la represalia y la purga. Esta vez, debido a la precarización y temporalización de los contratos públicos, mediante la no renovación injustificada, lo cual supone un despido encubierto para aquellas personas que osan denunciar prácticas políticas que atentan contra la sanidad pública y la limpieza en la gestión de nuestras instituciones. Desde Podemos Alcalá exigimos la readmisión de Ángel y Roberto, así como la apertura de las investigaciones pertinentes para clarificar la dudosa pertinencia de los contratos llevados a cabo con este tipo de empresas.

Del mismo modo, expresamos todo nuestro apoyo y solidaridad a Ángel y Roberto, que cumplieron con su deber como ciudadanos denunciando prácticas de malversación de fondos y prevaricación en el sector público, y que por ello se han visto injustamente despedidos. Asimismo, animamos a ciudadanía y trabajadores del sector sanitario a participar en las concentraciones de protesta que se llevarán a cabo cada martes de 12 a 12:30 en la puerta de entrada principal del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá.

Podemos Alcalá muestra su más firme rechazo al despido encubierto de dos trabajadores del Hospital de Alcalá por denunciar corrupción en la subcontrata de empresas

El pasado día 30 de diciembre dos trabajadores del Servicio de Mantenimiento del Hospital de Alcalá de Henares fueron despedidos encubiertamente mediante la no renovación de sus contratos tras 5 años de labor ininterrumpida. Esto ocurrió precisamente tras haber presentado el día 11 de diciembre junto con otros compañeros una denuncia en el Juzgado contra la Consejería de Sanidad por prevaricación y malversación de fondos.

Una vez más, denunciar irregularidades en el sector público le ha costado el despido y la represalia a quienes la han llevan a cabo, esta vez dos trabajadores del Hospital de Alcalá. Su caso concreto comenzó en 2014, cuando la Consejería de Sanidad hizo una subcontratación con la empresa FERROSER-FERROVIAL por 43,9 millones de € y una duración de 15 años. El objeto de tal contrato era la “Gestión eficiente de las Energías primarias del Hospital Príncipe de Asturias”, aunque en realidad incluye el servicio de mantenimiento del Hospital en lo relativo a fontanería, mecánica y electricidad. Estas funciones las venía realizando la plantilla del centro desde al año 1987, y como suele ocurrir con este tipo de procesos de privatización encubierta, no existía motivo alguno para que la plantilla de empleados públicos fuese suplantada por una contrata.

Así, la entrada de esta empresa privada generó distintos problemas, desde el solapamiento de tareas entre la ya ejercida por los trabajadores públicos y la asignada a la subcontrata, así como la degradación de los servicios prestados en las labores que ejercía la empresa. De esta forma, durante los fines de semana, las labores de mantenimiento eran solo ejercidas por FERROSER, trasladando las averías y problemas más graves a la presencia de los empleados públicos; es decir, no solucionándose, cobrando por ello y además degradando la calidad de la sanidad pública madrileña.

concentracionLas represalias sufridas por ambos trabajadores por el hecho de denunciar lo que, dicho sea de paso, ya venían expresando en reiteradas ocasiones a la dirección del Hospital y supervisores sin que esto sirviera de nada, es intolerable en un país que pretenda ser democrático y quiera acabar con la lacra de la corrupción. Por eso mismo, sorprende la actitud del Gobierno regional del PP liderado por Cristina Cifuentes con el apoyo de Ciudadanos; que tras aprobarse en el Asamblea una normativa que ofrezca garantías de protección a los denunciantes de corrupción en el sector público, tolera este tipo de represalias.

Una vez más, en la España gobernada por el PP, denunciar la injusticia y la corrupción en el sector público es respondido por parte del poder político con la represalia y la purga. Esta vez, debido a la precarización y temporalización de los contratos públicos, mediante la no renovación injustificada, lo cual supone un despido encubierto para aquellas personas que osan denunciar prácticas políticas que atentan contra la sanidad pública y la limpieza en la gestión de nuestras instituciones. Desde Podemos Alcalá exigimos la readmisión de Ángel y Roberto, así como la apertura de las investigaciones pertinentes para clarificar la dudosa pertinencia de los contratos llevados a cabo con este tipo de empresas.

Del mismo modo, expresamos todo nuestro apoyo y solidaridad a Ángel y Roberto, que cumplieron con su deber como ciudadanos denunciando prácticas de malversación de fondos y prevaricación en el sector público, y que por ello se han visto injustamente despedidos. Asimismo, animamos a ciudadanía y trabajadores del sector sanitario a participar en las concentraciones de protesta que se llevarán a cabo cada martes de 12 a 12:30 en la puerta de entrada principal del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá.