Señores del PP, no somos como ustedes

Esta misma semana hemos podido comprobar cómo el Partido Popular de Alcalá de Henares, el de los sobres y las tramas corruptas locales, ha pretendido, en coordinación con su prensa afín, manchar el nombre de Podemos en nuestra ciudad. Para ello han intentado desacreditar uno de los gestos de mayor altura política y social de los cargos públicos de Somos Alcalá, ceder el sobrante de su reducción salarial a proyectos sociales y medioambientales de ámbito local.

pp_alcala

Desde que Podemos nació hace ya más de dos años tuvo una máxima, demostrar que la política a la que el bipartidismo nos tenía acostumbrados era un fraude y que, por supuesto, se podían hacer las cosas de otra manera. Esa otra manera de hacer política era por y para la gente, y no para una minoría de privilegiados como venía sucediendo. Este hecho supuso y supone una grave amenaza para los intereses de los que hasta ese momento eran beneficiados por la vieja política, ya fueran políticos eternos o empresas afines que adquirían jugosos contratos. Por este mismo motivo, desde que Podemos comenzó a ser una opción de gobierno real ha venido sufriendo una campaña de ataques sistemáticos sin precedentes en la política española. En dichos ataques se ha utilizado la difamación y la mentira con un único objetivo: hacer creer a la ciudadanía que todos los políticos son iguales. Pretenden que aborrezcamos la política, que perdamos la esperanza en cualquier opción diferente a los de siempre, que en las próximas elecciones nos quedemos en casa; y para ello desacreditan sin pudor a Podemos. Desde Pablo Iglesias a Manuela Carmena, pasando por Vicky Rosell o Íñigo Errejón han sufrido la calumnia y la falsa acusación con el objeto político de desgastar a una opción política que amenaza los privilegios de los que han expoliado y empobrecido nuestro país y nuestra ciudad.

Las acusaciones ocupaban portadas y telediarios, los sobreseimientos o sentencias que siempre han desmentido tales acusaciones no. En muchos casos estos ataques han procedido de periódicos y periodistas serviles a los intereses de importantes conglomerados empresariales y banqueros, y en otros casos ha sido el representante político de dichos intereses, el Partido Popular, el que ha lanzado las campañas de difamación contra Podemos.

Esta misma semana hemos podido comprobar cómo el Partido Popular de Alcalá de Henares, el de los sobres y las tramas corruptas locales, ha pretendido, en coordinación con su prensa afín manchar el nombre de Somos Alcalá y  Podemos en nuestra ciudad. Recordamos que Somos Alcalá es una agrupación municipalista del cambio, en la que participan multitud de vecinas y vecinos provenientes de diversos espacios sociales, que hartos de ver cómo su ciudad -gobernada  tantos años por el PP, el de la Púnica y la operación Flauta entre otras – se dirigía al abismo por culpa de unas políticas que anteponían los intereses de los grandes grupos económicos a los intereses de la ciudadanía, decidieron dar un paso al frente. Podemos Alcalá, a través de una asamblea ciudadana, aprobó apoyar a la agrupación municipalista para concurrir a las elecciones municipales. EQUO también apoyó la candidatura municipalista.

Pues bien, el PP ha intentado desacreditar, precisamente, uno de los gestos de mayor altura política y social de los cargos públicos de Somos Alcalá: ceder el sobrante de su reducción salarial (ningún cargo cobra más de 1.800 euros aprox; 3 veces el SMI es más genérico) a proyectos sociales y medioambientales de ámbito local. A diferencia de otros municipios, donde las reducciones salariales fueron gestionadas directamente y con total autonomía por las agrupaciones ciudadanas, en nuestra ciudad los concejales de Somos Alcalá encontraron una fórmula que permitió que la reducción salarial fuese verdadera y que el dinero se quedase y fuese gestionado por el ayuntamiento. Lo hicieron así, precisamente, para garantizar que la asignación de dichos fondos se realizase con todas las garantías, y bajo la supervisión de los cuerpos técnicos del ayuntamiento.

Para ello, el ayuntamiento convocó un concurso para que asociaciones locales sin ánimo de lucro optaran a obtener la financiación de proyectos enfocados en la mejora social y medioambiental de Alcalá de Henares, a través de los excedentes salariales de los concejales. Detrás de las asociaciones complutenses que concursaron a estas pequeñas partidas económicas para proyectos concretos se encuentra gente que durante años han estado trabajando por mejorar la ciudad desde los movimientos sociales. Como no podía ser de otra forma, muchas de estas personas simpatizan, apoyan e incluso han participado activamente en Podemos Alcalá o Somos Alcalá. Resulta lógico deducir que si con los excedentes salariales se apoya a proyectos impulsados por asociaciones locales centradas en crear una ciudad más justa, más sostenible y más democrática, dentro de esas asociaciones existan personas que de una forma u otra han participado o apoyado la candidatura de unidad popular Somos Alcalá.

Resulta indignante que el PP, a sabiendas de que las partidas adjudicadas a los proyectos proceden de los excedentes salariales de los Concejales de Somos Alcalá, y solo pasaron por el Ayuntamiento para otorgar al proceso mayor transparencia, hayan orquestado una campaña casposa y ruin para señalar a personas tanto de Somos Alcalá como de los movimientos sociales de esta ciudad como “beneficiarias de subvenciones a dedo”.

La clara intención de los titulares de ubicar esta gestión de los excedentes salariales al nivel de las tramas corruptas del PP de Alcalá es tan evidente como vergonzante. Curiosamente, esta campaña del PP ha coincidido con la noticia de que el Ayuntamiento de Alcalá de Henares deberá pagar 1.1 millones de euros por facturas sin pagar del anterior consistorio gobernado por el PP.

Paradojas de la vida, si Somos Alcalá hubiera adjudicado el dinero de los excedentes salariales a proyectos sociales sin un proceso abierto y sin pasar por el Ayuntamiento (algo perfectamente legal, legítimo y que han practicado otras candidaturas ciudadanas), el PP no hubiera tenido argumentos ni información para llamar a sus amigos en la prensa escrita y preparar la “noticia” que con tanta algarabía han difundido.

Algo que nos ha dolido especialmente es que el Partido Popular haya intentado manchar el nombre de personas y asociaciones locales con una gran labor en beneficio de Alcalá de Henares a sus espaldas, siendo señaladas y acusadas impunemente con el único objetivo de perpetuar la forma más ruin y chabacana de desgastar al adversario: el “miente que algo queda”.

Señores del Partido Popular, nuestras compañeros/as de viaje vienen de las asociaciones de vecinos, de las cooperativas, de los sindicatos, y de todos esos lugares donde la gente no piensa solo en ganar dinero, sino en mejorar la vida de nuestra ciudad y su gente.  Por eso insistimos, no somos como ustedes. No se empeñen en tomar el pelo a la gente para hacerles creer que somos lo mismo. Ustedes han expoliado esta ciudad con tramas corruptas, endeudamiento, facturas de 1,1 millones sin pagar y contratos de 20 años con las empresas de sus amigos. Dediquen su tiempo en el Ayuntamiento a mejorar la ciudad, que para eso les pagan, y saquen sus prácticas marrulleras de nuestras instituciones públicas.

Retransmisión del Pleno del Ayuntamiento de Alcalá de Henares – 20/12/2016
Moción planteada por el PP, en 2h 30m 43s

Señores del PP, no somos como ustedes

Esta misma semana hemos podido comprobar cómo el Partido Popular de Alcalá de Henares, el de los sobres y las tramas corruptas locales, ha pretendido, en coordinación con su prensa afín, manchar el nombre de Podemos en nuestra ciudad. Para ello han intentado desacreditar uno de los gestos de mayor altura política y social de los cargos públicos de Somos Alcalá, ceder el sobrante de su reducción salarial a proyectos sociales y medioambientales de ámbito local.

pp_alcala

Desde que Podemos nació hace ya más de dos años tuvo una máxima, demostrar que la política a la que el bipartidismo nos tenía acostumbrados era un fraude y que, por supuesto, se podían hacer las cosas de otra manera. Esa otra manera de hacer política era por y para la gente, y no para una minoría de privilegiados como venía sucediendo. Este hecho supuso y supone una grave amenaza para los intereses de los que hasta ese momento eran beneficiados por la vieja política, ya fueran políticos eternos o empresas afines que adquirían jugosos contratos. Por este mismo motivo, desde que Podemos comenzó a ser una opción de gobierno real ha venido sufriendo una campaña de ataques sistemáticos sin precedentes en la política española. En dichos ataques se ha utilizado la difamación y la mentira con un único objetivo: hacer creer a la ciudadanía que todos los políticos son iguales. Pretenden que aborrezcamos la política, que perdamos la esperanza en cualquier opción diferente a los de siempre, que en las próximas elecciones nos quedemos en casa; y para ello desacreditan sin pudor a Podemos. Desde Pablo Iglesias a Manuela Carmena, pasando por Vicky Rosell o Íñigo Errejón han sufrido la calumnia y la falsa acusación con el objeto político de desgastar a una opción política que amenaza los privilegios de los que han expoliado y empobrecido nuestro país y nuestra ciudad.

Las acusaciones ocupaban portadas y telediarios, los sobreseimientos o sentencias que siempre han desmentido tales acusaciones no. En muchos casos estos ataques han procedido de periódicos y periodistas serviles a los intereses de importantes conglomerados empresariales y banqueros, y en otros casos ha sido el representante político de dichos intereses, el Partido Popular, el que ha lanzado las campañas de difamación contra Podemos.

Esta misma semana hemos podido comprobar cómo el Partido Popular de Alcalá de Henares, el de los sobres y las tramas corruptas locales, ha pretendido, en coordinación con su prensa afín manchar el nombre de Somos Alcalá y  Podemos en nuestra ciudad. Recordamos que Somos Alcalá es una agrupación municipalista del cambio, en la que participan multitud de vecinas y vecinos provenientes de diversos espacios sociales, que hartos de ver cómo su ciudad -gobernada  tantos años por el PP, el de la Púnica y la operación Flauta entre otras – se dirigía al abismo por culpa de unas políticas que anteponían los intereses de los grandes grupos económicos a los intereses de la ciudadanía, decidieron dar un paso al frente. Podemos Alcalá, a través de una asamblea ciudadana, aprobó apoyar a la agrupación municipalista para concurrir a las elecciones municipales. EQUO también apoyó la candidatura municipalista.

Pues bien, el PP ha intentado desacreditar, precisamente, uno de los gestos de mayor altura política y social de los cargos públicos de Somos Alcalá: ceder el sobrante de su reducción salarial (ningún cargo cobra más de 1.800 euros aprox; 3 veces el SMI es más genérico) a proyectos sociales y medioambientales de ámbito local. A diferencia de otros municipios, donde las reducciones salariales fueron gestionadas directamente y con total autonomía por las agrupaciones ciudadanas, en nuestra ciudad los concejales de Somos Alcalá encontraron una fórmula que permitió que la reducción salarial fuese verdadera y que el dinero se quedase y fuese gestionado por el ayuntamiento. Lo hicieron así, precisamente, para garantizar que la asignación de dichos fondos se realizase con todas las garantías, y bajo la supervisión de los cuerpos técnicos del ayuntamiento.

Para ello, el ayuntamiento convocó un concurso para que asociaciones locales sin ánimo de lucro optaran a obtener la financiación de proyectos enfocados en la mejora social y medioambiental de Alcalá de Henares, a través de los excedentes salariales de los concejales. Detrás de las asociaciones complutenses que concursaron a estas pequeñas partidas económicas para proyectos concretos se encuentra gente que durante años han estado trabajando por mejorar la ciudad desde los movimientos sociales. Como no podía ser de otra forma, muchas de estas personas simpatizan, apoyan e incluso han participado activamente en Podemos Alcalá o Somos Alcalá. Resulta lógico deducir que si con los excedentes salariales se apoya a proyectos impulsados por asociaciones locales centradas en crear una ciudad más justa, más sostenible y más democrática, dentro de esas asociaciones existan personas que de una forma u otra han participado o apoyado la candidatura de unidad popular Somos Alcalá.

Resulta indignante que el PP, a sabiendas de que las partidas adjudicadas a los proyectos proceden de los excedentes salariales de los Concejales de Somos Alcalá, y solo pasaron por el Ayuntamiento para otorgar al proceso mayor transparencia, hayan orquestado una campaña casposa y ruin para señalar a personas tanto de Somos Alcalá como de los movimientos sociales de esta ciudad como “beneficiarias de subvenciones a dedo”.

La clara intención de los titulares de ubicar esta gestión de los excedentes salariales al nivel de las tramas corruptas del PP de Alcalá es tan evidente como vergonzante. Curiosamente, esta campaña del PP ha coincidido con la noticia de que el Ayuntamiento de Alcalá de Henares deberá pagar 1.1 millones de euros por facturas sin pagar del anterior consistorio gobernado por el PP.

Paradojas de la vida, si Somos Alcalá hubiera adjudicado el dinero de los excedentes salariales a proyectos sociales sin un proceso abierto y sin pasar por el Ayuntamiento (algo perfectamente legal, legítimo y que han practicado otras candidaturas ciudadanas), el PP no hubiera tenido argumentos ni información para llamar a sus amigos en la prensa escrita y preparar la “noticia” que con tanta algarabía han difundido.

Algo que nos ha dolido especialmente es que el Partido Popular haya intentado manchar el nombre de personas y asociaciones locales con una gran labor en beneficio de Alcalá de Henares a sus espaldas, siendo señaladas y acusadas impunemente con el único objetivo de perpetuar la forma más ruin y chabacana de desgastar al adversario: el “miente que algo queda”.

Señores del Partido Popular, nuestras compañeros/as de viaje vienen de las asociaciones de vecinos, de las cooperativas, de los sindicatos, y de todos esos lugares donde la gente no piensa solo en ganar dinero, sino en mejorar la vida de nuestra ciudad y su gente.  Por eso insistimos, no somos como ustedes. No se empeñen en tomar el pelo a la gente para hacerles creer que somos lo mismo. Ustedes han expoliado esta ciudad con tramas corruptas, endeudamiento, facturas de 1,1 millones sin pagar y contratos de 20 años con las empresas de sus amigos. Dediquen su tiempo en el Ayuntamiento a mejorar la ciudad, que para eso les pagan, y saquen sus prácticas marrulleras de nuestras instituciones públicas.

Retransmisión del Pleno del Ayuntamiento de Alcalá de Henares – 20/12/2016
Moción planteada por el PP, en 2h 30m 43s